Equidad y Género. Por: Daniel Valles

EL MEOLLO DEL ASUNTO.

El sábado próximo pasado vimos en Ciudad Juárez y en La Paz, BCS, las primeras dos marchas de personas a favor de “la Famarcha por la familia2milia Natural o Nuclear”. En la primera se calculan 10 mil personas como asistentes. Ambas fueron organizadas por El Frente Nacional por la Familia y grupos de laicos ligados a la Iglesia Católica mexicana. Un éxito.

Están en contra de la iniciativa presidencial para reformar el art. 4 constitucional que cambia el modelo anterior e familia e incluye la ideología o perspectiva de género.

Pero, ¿qué fomenta y qué es la Teoría de Género?

La teoría de género insiste en convencernos que los seres humanos no tenemos sexo, sino género.Que el metro no tiene cien centímetros. Que mide lo que la teoría diga. Esa es su perspectiva.

La teoría es presentada por grupos y organizaciones de mujeres, la mayoría de tendencias feministas muy radicales. Ellas-las radicales-culpan de todo a los hombres. Las otras mujeres feministas no tan radicales, sólo toman ciertas partes de la teoría para buscar equidad entre los géneros. Lo que el que escribe comparte con ellas, pero sólo eso.

Las mujeres más radicales, las feministas, aseguran que los hombres somos seres despreciables y de instintos bestiales. Capaces de atacar a las indefensas mujeres que siempre son las víctimas y que se encuentran en gran desigualdad ante los homMarcha del 3bres, debido a una cultura patriarcal predominante y que en nada les favorece. Especialmente en el terreno político, donde reclaman-como cualquier grupo-sus cuotas de poder. Eso sí, muy “equitativo” según ellas.

Eso es lo que persiguen las lideresas feministas en todo el mundo, poder. Desde donde puedan formar una nueva sociedad donde un metro no tiene cien centímetros, sino los que ellas digan.

Es preciso señalar que las mujeres que iniciaron la manifestación feminista a principios del siglo veinte, buscaban la igualdad y la terminación de los abusos a los que eran sometidas por el sistema capitalista. Buscaban el derecho al voto, el que les era negado y muy injustamente. Como también era el trato que en general les daban. Por lo que coincido con aquellas.

El mal trato y la marginación las llevó a buscar una emancipación, pero el pensamiento de aquellas contrasta en todo con el pensamiento de las actuales. Bástese por hoy comentar que las de antaño, no apoyaban el aborto en ninguna de sus “presentaciones”, ni los cambios a la familia que hoy buscan las feministas del mundo. Y en cuanto a la perspectiva de género, bueno, de esa ni hablamos. La rechazarían 1 de cada 100 ó más.

La teoría de género promueve no sólo cambios sino una revolución. Janet Richards, conocida feminista declara: “el feminismo es radical en su naturaleza…son de las instituciones sociales de las que nos quejamos primeramente…si consideramos el pasado, no hay duda de que toda la estructura de la sociedad, fue diseñada para mantener a la mujer enteramente en el poder sobre el hombre.” La anterior declaración fue publicada en el “Feminist Mayority Newsletter,” una carta de noticias que circula entre las feministas.

La mayoría de los hombres, especialmente los políticos, no lo logran digerir, no toman en serio el movimiento feminista. ¿Por qué? Porque no lo entienden. Porque se sienten amenazados ante el embate de las feministas.

El mayor número de hombres no saben qué hacer pues no saben cómo tratar una teoría tan hostil y radical en su género. Un hombre sabe defenderse de otro igual, pero no contra alguien que se parece a su madre y al que se le ha enseñado que es más débil. Cosa que dista mucho de ser cierta. Hombres y mujeres sólo somos diferentes en lo físico, pero somos iguales.

Sexo y género no son lo mismo.

La identidad del ser humano tiene que ver con qué es; hombre o mujer, masculino o femenino, niño o niña. Nuestro sexo es determinado por la forma de nuestro cuerpo y por sus órganos genitales, por las hormonas y el centro cerebral que las controla. Así, nuestra identidad es física por naturaleza, enraizada en nuestra biología.

¿Qué dice la teoría de género?

“El género es la construcción social que se impone a un cuerpo sexuado, no nacemos ni mujeres ni hombres; la sociedad nos convierte en mujeres y en hombres, nos forma una identidad de acuerdo con lo que cada cultura espera para los hombres y las mujeres”.

Lo que en buen español quiere decir que yo soy hombre porque me educaron para ser hombre, no porque que tengo pene. Cosa más estulta no he escuchado. Yo soy hombre porque nací hombre y mi madre fue mujer porque nació con órganos característicos de las mujeres. Pero la cosa no para ahí.

Lla teoría de género va hasta el meollo del asunto en las relaciones entre hombres y mujeres. ¿Qué quiere? ¿Qué busca?

La teoría de Género busca alterar las estructuras institucionales y sociales que a la óptica feminista causan la inequidad de la que hablan. Y una de esas instituciones es La Familia.

Uno de sus mayores esfuerzos se centra en que se cambie el uso de la palabra familia, por: “familias,” ¿Para qué? para incluir, “con todequidad-as las de la ley”, a las parejas del mismo sexo, léase género.

Una muestra de esto lo acabamos de ver en días pasados en el Palacio de Bellas Artes, en el D.F., cuando una manifestación de lesbianas y homosexuales “tomaron” las calles manifestándose mostrando “su amor” semi desnudos.

Particularmente no tengo nada en contra de esas parejas homosexuales. Cada quien puede decidir lo que quiera hacer con su vida y después afrontar las consecuencias de esas decisiones. Sean parejas homosexuales, de lesbianas o heterosexuales. Pero volviendo al tema.

En la teoría feminista de equidad y género, la maternidad es vista como un estorbo que impide la realización de la mujer. Abiertamente apoyan el aborto, pero como un profiláctico sexual. Piden que a las adolescentes les sean otorgados “servicios de anticoncepción confidenciales”, siendo el aborto uno de ellos. Entre esas organizaciones se encuentran las mujeres católicas por la libertad de decidir. Organización no avalada por la iglesia Católica. ¿Y qué opina esa iglesia?

En una declaración del Arzobispado Católico Mexicano señalan que: “La ideología de género que enseñan los libros de quinto y sexto grado de primaria, promueve las prácticas homosexuales…el Cardenal, Norberto Rivera Carrera, señala que: “las publicaciones del DIF, la Secretaría de Salud y la de Educación Pública, intentan evitar la existencia de los sexos femenino y masculino e invitan a las desviaciones sexuales, como la homosexualidad, la bisexualidad, la transexualidad y otras aberraciones. La ideología de género es un argumento feminista de que los roles sociales y el sexo se construyan individualmente y el género es producto de la cultura y no de la naturaleza…los que son roles socialmente construidos.”

Ahora, saque usted sus propias conclusiones. 

La perspectiva del género debe ser tomada en serio porque ataca no sólo al hombre sino también a la familia como institución. Es hostil a la religión tradicional, demanda cuotas en cada campo de la vida para la mujer y comunica datos seriamente tergiversados. Infringe serios daños en personas y en las instituciones. En pocas palabras en un intento por rehacer al ser humano y crear un mundo que no puede existir. Donde un metro no tiene 100 centímetros, sino los que se desee. Y ese es, El Meollo del Asunto.

 

Leave a Comment