La fragilidad del salario en México. Nancy A. Carbajal

Lic. Nancy A. Carbajal. Economía y Finanzas

Lamentablemente n y cuando es un país con grandes potencialidades y con una gran riqueza natural, cultural y de capital humano, se distingue en el mundo por ser un país manufacturero, esto por su mano de obra barata. desde el inicio de la globalización y la industrialización México es un gran atractivo para los inversionistas, concentrando grandes cantidades de Inversión Extranjera Directa, dando incentivos a la llegada de empresas transnacionales y olvidando a su población.

La industrialización ha traído consigo un país de mano de obra, no cualificada y barata, dando lugar a la desigualdad y a la pobreza, sin contar que el país no ha sido de explotar sus recursos, especialmente los humanos y potencializarlos, para dar lugar a una economía más productiva, competitiva, innovadora y que provea a los mexicanos de mejores ingresos y mejores condiciones de vida.

En México cada vez son más las personas que apenas y reciben el salario mínimo u menos quienes tienen ingresos superiores a 5 salarios mínimos, es decir, son más quienes labran por 73 pesos al día y menos aquellos que reciben más de 360 pesos al día por su trabajo.

Durante los últimos 10 años se incorporaron al mercado laboral mexicano 9.8 millones de personas, según el IMSS 5.6 millones lograron colocarse en el sector formal de la economía y 2 millones de personas encontraron espacio en empleos del sector informal.

Sin embargo, encontrar empleo no es suficiente, también se deben analizar los salarios y la capacidad de los mexicanos para adquirir bienes.

En la última década la capacidad de compra de los salarios de los trabajadores mexicanos se ha debilitado, esto debido a la inflación, los 73.04 pesos del 2016 alcanzan apenas a comprar 82% de lo que compraban en 1994. Cabe destacar que, aunque la administración del presidente Enrique Peña Nieto es durante la que más trabajos se han creado, los trabajadores de estos empleos reciben un salario cada vez más precario.

Sin duda la debilitación del peso frente al dólar ha contribuido a dicha situación, dado que un porcentaje importante de la canasta básica está integrada por bienes importados, en términos reales México ocupa el último lugar de América en salarios y el quinto en salario respecto al valor de la canasta básica.

En México debemos de empezar a preocuparnos más por las personas que por la llegada de empresas transnacionales, ya que si bien es cierto que estas empresas generan cientos de empleos también es cierto que son empleos poco remunerados que mantienen al país en niveles bajos de desarrollo. Es momento de preocuparnos por la innovación, la creación de empresas locales y el generar empleos mejor remunerados.

México tiene potencial, pero debe acabar con los niveles tan bajos de salarios, que solo hacen que cada vez el bienestar de la sociedad se encuentre en una cuerda floja, cruzando una frágil línea entre el bienestar y la pobreza.

 

Leave a Comment