¿Por qué combatir la corrupción? Por: Daniel Valles.

corrupción_encadenadosEl Meollo del Asunto.

 

La pregunta que hago no es retórica. Es una pregunta directa y seria a toda persona que leas este artículo. ¿Por qué combatir la corrupción? Si contesta que ninguna, le hago esta otra: ¿cuáles serían sus razones para no combatir la corrupción?

Las respuestas podrán ser variadas, por supuesto. Pero ninguna válida.  Digna de alardear o merecedora d algún tipo de premio. Es más, en cuanto se supiera, sería materia de descrédito, de rechazo, de burla. De pláticas en voz baja entre los amigos.

Cuando alguien es víctima de los efectos de haber realizado un acto corrupto, inmediatamente se dice: “Ya supiste, a fulano lo detuvieron”. “A mengana se le ha descubierto el pastel”. “Qué calladito se lo tenía, ya decía yo, no era posible que en tan poco tiempo tuviera esa “casota” con ese “carrote” que maneja”.

El último en enterarse de tales diálogos siempre es fulano y mengana, por supuesto. Y muchos de los que han comentado, han puesto sus barbas a remojar. Porque en eso de la corrupción no se sabe a ciencia cierta quién es quién. Se lleva uno cada “chasco”. Pero así es esta vida matraca.

La corrupción y sus malditos efectos es algo que algunas personas en México hemos decidido combatir para que el país cambie y deje de ser el del “ya merito”. Para que los mexicanos todos, sin distingos de algún tipo puedan gozar de una mejor calidad de vida. Por eso hemos decidido combatir la corrupción de manera frontal y directa. Llevando al país mismo una herramienta que pretender liberarnos del flagelo y consecuencias de la corrupción. Así hemos lanzado una especie de grito de guerra; “Avanza Sin Tranza”.

¿POR QUÉ COMBATIR LA CORRUPCIÓN?

Porque debido a ella las pensiones que recibe un trabajador que ha llegado a los sesenta años son una broma de mal gusto. Claro que está calculada con base en el salario mínimo. El que es bajísimo y no será mayor a 10 veces al salario. Con lo que no llega a cubrir las necesidades básicas de la persona. Solo la Secretaria de la SEDATU, Rosario Robles, puede y sabe vivir con 12 pesos diarios. Claro, que de acuerdo a las reglas del programa “Prospera”. Lo cierto es que nadie vive con esa cantidad y Rosario lo sabe. Entonces, declarar así, de una forma tan irresponsable es un acto corrupto. tasa-de-victimas-de-corrupcion-por-estado-2015

La corrupción provoca que agricultores y nogaleros en Sonora y Chihuahua no tengan acceso al agua que necesitan para sus cultivos, porque las presas que se han construido no han sido para beneficiar a la mayoría, sino a los ranchos de exgobernadores que prometerían hacerlas para todos. Escuchar las declaraciones de los afectados es patético. No pueden ocultar su coraje, pero más su frustración y tristeza. Saben que están destinados a ver pasar el progreso y la oportunidad frente a sus narices, como el agua. Y nada más.

Transparencia Internacional define corrupción como: “el abuso de poder encomendado para beneficio propio”. Y agrega: “Perjudica a todos aquellos cuya vida, sustento o felicidad dependen de la honradez de quienes ocupan un puesto de autoridad”.

La misma agencia pone a México en el lugar 105, de entre un grupo de 174. Donde Finlandia es el país menos corrupto y Somalia el que ocupa el último lugar. Hace unos días dan a conocer que México estaría ya en el lugar 95, pero esto fue antes de que Standard & Poor’s cambiara la calificación de crédito de México de “estable” a “negativa” argumentado, entre otras razones, que “las debilidades en la gobernabilidad –que reflejan en parte una débil aplicación de la ley y la percepción de corrupción–limitan los beneficios de estas reformas, especialmente en la inversión”. La calificadora refiere las reformas estructurales impulsadas por el Pacto por México, como la energética, de telecomunicaciones y la fiscal. También Moodys cambió de “estable a negativa” la condición mexicana. (Fuente; El Financiero, Joel Salas Suárez, 25/10/2016). SeguramenteTI  volverá a poner a México entre los” cienes”.

La Corrupción es un acto de injusticia. El mismo que genera pobreza, delincuencia, desigualdad, burocracia, robos, desconfianza en liderazgos sociales, la maldita indiferencia de la que en México se hace gala. Contrabando, piratería, etc. Tan solo en este último rubro, la cantidad que en México se gasta en piratería es igual a lo que ingresa por turismo y petróleo juntos. “El contrabando y la piratería en México cuestan 1.25% del PIB, equivalente a 236,800 millones de pesos, denunció el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra), Enrique Guillén, al referir que este flagelo es el segundo delito, después del narcotráfico, que preocupa en el país”. (Fuente: El Economista, 11/10/2016, Lilia González).

¿Por qué combatir la corrupción? Por razones de peso(s), de estabilidad, de seguridad y buen gobierno. Porque al combatirla se estaría procurando hacer todo lo que quienes llegan a los puestos de gobierno prometen cada tiempo de elecciones. Lo que al término de su período no cumplen. Siendo esto una muestra más de la corrupción imperante en la esfera de gobierno y de la que no se salva ningún partido de los que existen. Todos son iguales al llegar al poder. Se corrompen. Se degeneran y echan a perder. Independientes incluidos. violencia

Porque al combatir la corrupción estaríamos trayendo grandeza y progreso a México y a los mexicanos. Detendríamos la creciente ola de pobreza y violencia que azotan al país. Porque entonces sí, los buenos seríamos más y mucha gente se dejaría de justificar diciendo que: “hacen como que trabajan, porque hacen como que les pagan”. Porque tendríamos mejores escuelas para nuestros hijos y nietos. Porque la corrupción nos cuesta a los mexicanos de acuerdo a IMCO, 14 mil pesos anuales y equivale a 9% del PIB nacional. Por los 200 millones de actos corruptos que se comenten al año. Hasta por salud. En México se venden más de 340 millones de cajetillas de cigarros piratas.” La British American Tobacco reportó que en el país el mercado ilícito creció de 2 a 17% entre 2011 y 2014, y que al año ingresan a México 340 millones de cajetillas de cigarros que no pagan impuestos”. (Fuente: Expansión: 11/10/2016).

No terminaría yo de enlistar las razones por las que combatir la corrupción es lo más inteligente y sabio que podemos hacer en este momento en que la amenaza de la violencia y de la crisis económica está de nuevo sobre nosotros. Para ello, tenemos que lograr combatir  y controlar la única forma de corrupción que SÍ se puede controlar, la propia. ¿Querrás hacerlo tú? Ahí está El Meollo del Asunto.

 

Leave a Comment