“PROGRESISMO”. Daniel Valles.

Progresismo_4_posiciones

 

¿Es posible el progreso? ¿Será un retroceso la vuelta atrás? Desde niño he escuchado una palabra insistentemente. El progreso. Casi siempre en labios de políticos. “Estudia para que progreses”, en algunos maestros. Yo pregunto después de muchas décadas; ¿ya llegamos al progreso? O ¿Cuándo es que llegamos al dichoso progreso? ¿Existe?

El ser humano cree o piensa que todo cambio es necesariamente para mejorar. Que una “vuelta” atrás es un retroceso. Pero sé que se puede progresar regresando.

Se piensa que todo lo que permanece inmóvil es de alguna forma impuro, pero; cuándo es que la cultura reemplazó el término emotivo “estancado”, por el puramente descriptivo; “permanente”.

El espacio en el que vivimos sigue conservando sus dimensiones. Alto, acho, largo, profundo. El cuadrado de la hipotenusa no ha enmohecido. Son permanentes desde siempre. Cuando uno se lava las manos, mantiene el status quo, con el que nos levantamos.

¿Un criterio moral permanente obstruye el progreso? No, ¡por supuesto que no!

La cultura ha adoptado criterios aduciendo que porque es una sociedad progresista. Que no permanece estancada. Pero. ¿cómo hemos de saber el fin de esos cambios y si en verdad lo que tenemos por resultado es progreso que construye o que decontruye? Si no tenemos un punto fijo no puede haber progreso. Es como alguien en un automóvil que pretende llegar a un punto determinado, si éste no es fijo; ¿cuándo llega? Para la vida necesitamos una noción fija del bien. Estable, permanente y conservarla ahí.

Toda acción política tiende a conservar algo o a introducir un cambio. Cuando intentamos preservar algo es para impedir un cambio para peor; cuando introducimos un cambio, es para mejorar algo. Por lo tanto. Toda acción política es guiada por algún pensamiento sobre lo que es mejor o peor. Si hay bases permanentes, sabemos qué no se debe mover. Tener una idea de lo que es mejor o peor implica tener una idea del bien. progresistas vs conservadores.

La guía del bien que guía nuestras acciones puede ser una mera opinión. Pro también un concepto ético permanente, Que haya demostrado su bondad y eficacia. “Toda acción política por lo tanto se encuentra encaminada a un conocimiento del bien: de la vida buena, de la sociedad buena”. (Leo Strauss; La Ciudad y el hombre).

El progresismo es un rasgo tan dominante en el pensamiento contemporáneo, que nuestro acceso  a las obras literarias antiguas se ve entorpecido hasta que entendemos la distancia que hay entre la interpretación clásica de la historia y la dominante. No son iguales.  Antes del SXX en la cultura predominaba el concepto que todas las cosas perfectas son anteriores a todas las imperfectas. Boeccio; La Consolidación de la Filosofía. Esto cambió en un momento. Lo perfecto es lo actual, no lo de antes.  

Las teorías evolucionistas han producido en la mente del hombre común las deformaciones vulgares del evolucionismo científico. Que es un tipo de desarrollismo en la extensión de la idea evolucionista mucho más allá del campo de la biología, de hecho es su adopción como el principio clave de la realidad.

El progreso en el SXIX

Figuras como Comnte, Hagel y Marx, que creía posible el advenimiento de una sociedad sin clases, usa los descubrimientos de leyes, como las de Comnte de “los tres estadios”, para tratar de demostrar sus teorías y darles un “toque” científico.

El progresismo es un movimiento ideológico que como todos los del SXIX y XX, usan un disfraz que los caracteriza; “La ciencia”. Con la que intentan legitimarse. Donde usan las ciencias “empíricas” que desde la época moderna se convirtieron en el modelo del conocimiento. Como hicieron en su momento el Comunismo y el Nacional – Socialismo. Presentándose como teorías científicas. Como hace el feminismo radical de género, con su teoría.

Adam Smith, Marx, Joseph Schumpeter, John Maynard Keynes

Adam Smith, Marx, Joseph Schumpeter, John Maynard Keynes

Hay varias corrientes políticas que se parecen mucho a estas. Que tienen un origen poético más que científico. El progresismo entre ellas. Esto origina un mito aceptado hoy, el del progreso. ¿Por qué mito? Porque el progreso del que se hablaba al final del SXIX y principios del SXX, no se dio durante éste último siglo. Fue un mito. Uno que es el resultado imaginativo y no lógico de lo que se hace llamar “ciencia moderna”. De hecho, no existe algo como “ciencias modernas”. Sólo hay ciencias particulares. Todas en un estado de cambio acelerado. Algunas veces en contraposición unas con las otras. El mito utiliza una selección de distintas teorías, modificadas en obediencia a necesidades imaginativas y emocionales. Generan corrupción. Transforman la cultura degradándola. Generan confusión.

La política moderna sólo es posible con este mito. El que nos tiene convencidos de que todo cambio es para mejor. Mientras que el evolucionismo científico reconoce que sólo 1 de 10 cambios es para mejorar. El progresismo popular nos tiene convencidos de que no hay cambio que pueda significar un mal o devolvernos a la etapa anterior del pretendido progreso. Cuando la realidad es que cualquier cambio pude destruir nuestras libertades y nuestra apacibilidad, como de añadir nuevas libertades. Ahí El Meollo del Asunto.

 

 

Leave a Comment