¡Sin Condón! Por: Daniel Valles.

condón Los dos jóvenes estuvieron bailando en la fiesta Rave. Había sido promovida “en el feisbuk”. Todos los amigos y amigas estaban ahí. Corrían los ríos de un agua que embriagaba. “Juan y Lupita” bailaban frenéticamente. “Quiero más gasolina, quiero más gasolina”. Mientras al calor de la noche contorneaban y frotaban sus cuerpos entre ellos. Después de un par de horas de frenesí y bebida, los adolescentes abandonan la fiesta abrazados, enfundados el uno en el otro. Habían bailado sin detenerse y sin refrenarse nada. Son libres de hacer como quieran con su cuerpo.

De manera inmediata están arriba del auto en el que Juan había llegado a la fiesta. Cerró las puertas con llave y se abalanzó sobre ella. Lupita jadeaba en deseo y Juan comenzó a manosearla por todo su cuerpo aún tierno. Sólo 14 años tiene Lupita que rápidamente coopera y espera ansiosa. De pronto Juan se detiene, se sienta sobre el asiento del auto, Lupita, semidesnuda se desespera. ¿Qué pasa? Siente que el calor se va pasando y Juan está ansioso, desesperado, no puede ponerse el condón. Las manos le tiemblan, está desesperado, hay poca luz. Sabe que se pasa el tiempo y la oportunidad. Finalmente abre el paquete, saca el “hulito”, trata de ponérselo, batalla, no puede. Lo jala, se le cae de las manos al piso del auto. Que está sucio, lleno de polvo. Lo levanta. Han pasado tres minutos. Lupita le dice: “apúrale”, Juan entonces toma la decisión liberadora y grita: “¡sin condón!”.

Esa noche los jóvenes no la van a olvidar en su vida. Es donde para amnbos, iniciaron los problemas que ahora tienen. También para sus familias. Los que en otra ocasión les contaré. Pues Lupita ha dado a luz a un niño. Nueve meses han pasado desde aquella noche y de aquella fiesta. Ahora ella tiene a Juan junior en sus brazos. Al que Juan, el padre,  no quiere no ver. Ya le dijo a Lupita que ni se lo enseñe, que es su problema y no de él. “Pues si te conocí esa noche, en esa fiesta”. Eso fue todo.  rave

Por desgracia, este caso-que es totalmente ficticio y sacado de mi imaginación-se repite muchas veces. Hay muchas “Lupitas” y muchos “Juanes”. Tantos que en Ciudad Juárez el 43% de los embarazos que se registran en el hospital de la mujer son de mujeres como “Lupita”. De adolescentes entre 12 y 19 años de edad. Algunas ya han abortado, pues ya tienen un hijo previo. “Pero existen los condones”, dicen en las instituciones de salud. Pues sí, existen, sólo que hay que saber cómo colocarlos. “Pues que aprendan”. Pues sí, hay que aprender y saber cómo ponérselo, pero con la calentura y la prisa, ¿quién tiene tiempo y ganas? Sólo en las películas gringas y en alguna que otra mexicana donde pueden gritar: ¡Corte! Para sacar el condón y mostrarlo.

Para usar un condón adecuadamente y que pueda llegar a funcionar, hay que hacer lo siguiente:

1.- Usar uno nuevo cada vez.

2.- Ponerlo en cuanto ocurra la erección y antes de que haya contacto.

3.- Sostener la punta del condón, dejando un espacio vacío al final, sin que quede aire en la punta. Lo que requiere de concentración.

4.- No usar lubricante alguno. Sólo agua. El hule se debilita.

5.- Alejarse de la compañera inmediatamente que ocurra la eyaculación, aguantado firmemente el condón para que no se salga el mismo, o el semen.

Además, el condón debe ser fresco y estar guardado bajo temperatura ambiental. Es decir, no en la cartera, ni en la guantera del auto o la bolsa o cartera de las mujeres. TEMPERATURA AMBIENTE. La FDA (Administración de Drogas y Alimentos de EUA), que regula y prueba los aparatos médicos en su página de Internet tiene una lista de once pasos a seguir. condón_2

Y es como todo, poca gente quiere esperar o tomarse el tiempo de practicar la colocación. Así, las clases están de más ante las “urgencias y por esto y mucho más es que los embarazos de adolescentes están en aumento cada día. No sólo en Ciudad Juárez, sino en el continente americano. Siendo Bolivia, la nación que más adolescentes embarazadas registra. La tasa nacional es del 18 % de todos los embarazos, donde el 70% son de los “no planeados” y por lo mismo, no deseados, de acuerdo al Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA), que establece en su estudio reciente que el embarazo de adolescentes es el mayor problema poblacional en América Latina. Y será así porque en todo el continente hay muchos jóvenes como “Lupita y Juan”, los que frecuentemente gritan: “¡sin condón!”. Ahí El Meollo del Asunto.

 

Leave a Comment