Sistema Nacional Anticorrupción. Por Daniel Valles.

Peso-dólar

La gente es muy escéptica tocante al tema de la corrupción. Y con razón. No cree que en México se pueda dejar de ser corruptos. Eso me dicen donde quiera que voy con el programa nacional que dirijo, Avanza sin Tranza. Sea en Mexicali, Cuernavaca, Jojutla, Morelia Cabo San Lucas, donde existen funcionando comités y precomités o en ciudades a donde estaremos asistiendo en los siguientes meses, el comentario es igual que aquí en Ciudad Juárez; “la corrupción no terminará. No habrá cambios”. Y la gente, en parte tiene razón. Porque para empezar, contra la corrupción no existe “bala de plata”.

Con el recién aprobado Sistema Nacional Anticorrupción y sus siete leyes principales, se piensa que de alguna forma la corrupción va a disminuir. Las leyes incluyen la llamada ley 3 de 3 para funcionarios públicos, pero no una para la otra parte. Y ya sabemos que se requiere al menos de dos para que se dé la corrupción. El sector privado y el social forman parte de le ecuación. Esto le podrá molestara a cada sector o no. Ya que habrá quienes no se sientan inmersos en el mar de corrupción y sí que los hay. Claro.

En las giras que hago cada mes por la república, son los comerciantes, los industriales, los empresarios quienes se quejan de que tienen que acceder a las peticiones de diezmo y más, que les piden por obra, permisos o trámites las autoridades, o no trabajan. Las leyes recién promulgadas no podrán detener esto. Repito, “no hay bala de plata”. La única corrupción que se puede controlar es la personal, la individual. Esto mediante una decisión consciente, meditada y voluntaria de la persona en el momento del “negocio” o trato. Misma que habrá de negarse a recibir el beneficio mal habido. La gran mayoría de las personas no se levantan cada mañana diciendo: “este día seré corrupto y voy a ver a quién despojo de lo  que sea”. Sucede en el momento. Claro que si hay quien dice: “no me digas cómo, solo  ponme donde hay”. Pero son los menos.

“Según el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMC), en su reporte del 2015, el 44 % de las empresas del país reconocen haber pagado un soborno, ya sea a partidos políticos o a funcionarios para “acelerar” los trámites. A esto se le suma el hecho de que el 14% del ingreso promedio anual de los hogares mexicanos está destinado a pagos extraoficiales, como indica la organización Transparencia Mexicana”. (Fuente: Agencia EFE)

No obstante lo anterior, la corrupción actualmente le cuesta al país  el 9 % de su PIB, aproximadamente 1,5 billones de pesos por año (unos 81.580 millones de dólares) Datos del Banco Mundial. Donde solo el 2% de los delitos son castigados. Impunidad total. Aquí parte del Meollo del Asunto.

Al respecto, el Dr. José Narro, Secretario de Salud dice que la corrupción es un problema nacional. Y tiene razón. Solo que no es únicamente de la salud del gobierno, sino de la gran mayoría de la población. El doctor ofrece que en la Secretaría de Salud a su cargo, harán su parte. ¿A qué se refiere? ¿A que sí habrá medicinas en las farmacias? ¿A que el servicio será mejor? Avanza_logo

Espero que sí por el bien de la gente que acude a hacer uso de los servicios de salud en el país. Sin embargo, el doctor Narro, cuando menos en sus declaraciones se queda corto. En primer lugar; tiene que estar en apoyo de la medida de su jefe, el Presidente de la República. Pero como maestro e “intelectual” falla al no señalar que la corrupción que existe y afecta la salud emocional y mental de toda la gente. Unos están afectados por la corrupción oficial, de terceros y otros por la propia. Porque juntamente con los funcionarios se prestan y forman parte de esa corrupción que ya nos ha colmado la paciencia a la gran mayoría de los mexicanos. Se hacen esfuerzos para cambiar el modelo. Como el proyecto nacional Avanza sin Tranza.

La corrupción, analógicamente se dice que es un cáncer. Y lo es. Uno que afecta el alma, el espíritu, el ánimo de las personas. Sus efectos son nefastos y devastadores. Terminan con la esperanza de las personas. Dañan el ambiente general. Destruyen el tejido social. Su daño y práctica es hereditaria. Se aprende desde el hogar y afecta a los niños de manera letal. ¿Exagerado? No creo que lo sea. Más bien, soy realista.

Por su parte, su excelencia Luis Felipe Bravo Mena, también reacciona a la aprobada ley. En el PAN, Bravo Mena es el llamado “zar” anticorrupción de su partido. Y sus declaraciones son importantes. Confiesa que en el PAN o en el gobierno se han hecho “guajes” y “han tenido tolerancia” para con la corrupción. La que por lo dicho por Bravo, han sabido conocido o son testigos. No lo dice abiertamente. Pero la declaración se entiende así. No hace falta editorializar nada. “Y eso, se acabó”, agrega.

Luis Felipe Bravo Mena se refiere a la corrupción como una “debilidad humana”. (sic). Y tiene razón. La corrupción existe porque los seres humanos tomamos la decisión de obtener, de hacernos de algo, de tomar, acceder a bienes, dinero, poder, fama, personas, etc, por los medios ilícitos. Los que son equivocados, torcidos. Y hace bravo Mena en no garantizar que panista alguno no se verá involucrado en problemas de corrupción. “Se cura en salud”. Es realista.

Luis Felipe Bravo Mena, zar antcorrupción del PAN.

Luis Felipe Bravo Mena, zar antcorrupción del PAN.

Dentro de sus declaraciones, Bravo Mena dice algo que es verdaderamente importante. Están en espera de que el INE apruebe su reglamento-del PAN-para que puedan ellos actuar contra sus miembros. ¿Y dónde quieren actuar?

Bravo Mena lo menciona. En los estados de Sonora y Nuevo León. Donde el exgobernador Padrés es acusado por la opinión pública de tremenda y escandalosa corrupción. En Monterrey, donde la exalcaldesa Margarita Arellanes está metida en serios problemas por lo mismo. El PAN sabe que en caso de no actuar, como dice Luis Felipe Bravo Mena, estarán en la misma situación en la que se encuentra su rival histórico, el PRI. Quien habrá de enfrentar sus propios demonios, Especialmente en Quintana Roo, Veracruz y Chihuahua.

Entonces, el camino que han de recorrer en el PAN hacia el 2018 será igualmente sinuoso, escabroso, malogrado y por lo mismo, por la corrupción. Y los dirigentes ya los saben, que en corrupción, tan malo es el tricolor como el azul. Sin olvidar al amarillo. Por lo pronto, quien cree que gana con todo esto es el dirigente de Morena. Que se laza, cual ave que vuela sobre el pantano y no se mancha, Andrés Manuel López Obrador. Y eso es, El Meollo del Asunto.

Tuiter: @elmeoyodlasunto

Correo-e: elmeollodelasunto@gmail.com

Web: www.danielvallesperiodista.com

 

 

1 Comment

  • Javier says:

    Interesantes comentarios. Pero eso de que a 20 años, es algo que me genera mas dudas, cuando existe plena voluntad. Es hora de que aparezcan los colgados sino, serán 200 años.

Leave a Comment